Diputación restaura un retablo del siglo XVI de Montalbanejo

Redacción
-

La recuperación supone una inversión superior a los 120.000 euros, financiados en un 75 por ciento por la institución provincial y el 25 restante por la propia Parroquia

Diputación restaura un retablo del siglo XVI de Montalbanejo

El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, se ha desplazado hasta el municipio de Montalbanejo con el fin de visitar la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora y, de esta manera, comprobar el desarrollo de los trabajos de restauración del retablo de la Concepción, de finales del siglo XVI y obra de Diego de Tiedra, que está acometiendo la empresa Garanza Restauro, bajo la supervisión del Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Diputación de Cuenca.
Prieto ha podido conocer el estado de ejecución de esta intervención, que comenzó hace un par de semanas y que conllevará una inversión superior a los 120.000 euros, financiada en un 75 por ciento por la institución provincial, mientras que el 25 restante correrá a cargo de la propia Parroquia. Una actuación que se enmarca, según ha explicado Prieto, dentro del Plan Especial de Restauración de Obras de Arte de la Diputación, dotado con más de 350.000 euros y en el que se han incluido, además de este retablo de Montalbanejo, otros ocho más, que no son otros, que los de Portalrubio de Guadamejud, La Parra de las Vegas, Hontanaya, Gascueña, Las Majadas, Valdemoro del Rey, Osa de la Vega y Sisante, así como una alfombra del siglo XVIII de Cañaveras.
El presidente de la Diputación ha destacado la relevancia de esta intervención con la que se pretende conservar y remozar esta joya arquitectónica del siglo XVI y, de esta manera, devolverle su esplendor de antaño y convertirse en motivo de atracción de amantes del arte y del turismo cultural. Y es que, precisamente, con este tipo de actuaciones no solo se busca garantizar el mantenimiento del patrimonio artístico para el disfrute de generaciones venideras, sino que, además, se pretende reforzar a la provincia como destino de turismo cultural y así poner en manos de nuestros municipios una herramienta más para combatir la despoblación.
Intervención
Los profesionales de Garanza Restauro han dado detalles al presidente sobre el estado de conservación de este retablo de Diego de Tiedra, que presentaba suciedad superficial y depósitos biológicos, pérdidas en elementos como esculturas, columnas, hornacina central, mesa del altar original, sagrario, remates del banco y piezas inferiores del guardapolvo de remate del cuerpo, levantamientos y pérdidas de policromía y dorado, grietas y disyunciones entre algunas pérdidas, ataque puntual y localizado de insectos xilófagos y pérdidas de molduras.
Hasta el momento, según le han explicado, se ha ejecutado en torno al diez por ciento de los trabajos de restauración, que se están centrado, en la actualidad, en la limpieza superficial, sentado de la policromía y consolidación estructural. En consecuencia, resta por acometer tareas como la consolidación mecánica de elementos afectados por ataque de xilófagos, el cerramiento de la hornacina de obra de la predela, la reintegración volumétrica y sellado de grietas, la limpieza química, el estucado de lagunas, la reintegración cromática y la protección final.
Retablo
Labores con los que se pretende conservar y recuperar el esplendor de antaño de este retablo renacentista de buena calidad artística, que consta de una predela con hornacinas para esculturas de los apóstoles, dos cuerpos divididos en tres calles, siendo la central más ancha, con hornacinas con escenas en relieve, y dos entrecalles a cada lado de la central con hornacinas para esculturas de los apóstoles, y ático con escena central en relieve y dos entrecalles. 
El conjunto lo remata un guardapolvo semicircular en el ático y rectangular a lo largo de los dos cuerpos del retablo. Las calles y entrecalles están separadas entre sí por pilastras con grutescos, mientras que la predela y los cuerpos están rematados por cornisas con decoración de grutescos y medallones y denticulado. 
Indicar, por último, que todo el retablo de la Concepción está policromado en tonos azul, rojo y blanco, con motivos florales en el interior de las hornacinas y grutescos dorados.