La siniestralidad en la obra se ha duplicado en un año

C.S.Rubio
-

CCOO denuncia que Castilla-La Mancha lidera el ranking de regiones con mayor tasa de accidentalidad de España y apunta a la reforma laboral como principal causa

La siniestralidad en la obra se ha duplicado en un año


El sindicato CCOO pone cifras al repunte de los accidentes laborales que está viviendo la región en los últimos meses: Castilla-La Mancha lidera desde abril el ranquin  nacional y desde la entrada en vigor de la última reforma laboral, allá por 2012, la tasa de accidentalidad -es decir, de siniestros por cada 100.000 trabajadores- ha crecido un 20 por ciento.
Unas cifras escalofriantes ya de por sí, que  se vuelven «trágicas» al hablar de la construcción, según apunta CCOO. Un sector donde la tasa de siniestralidad laboral se ha duplicado en solo un año, hasta rozar los 8.500 accidentes por 100.000 trabajadores en doce meses.
También preocupante es para Comisiones el incremento de la siniestralidad en el campo, que ha crecido un 60% desde 2012. Una siniestralidad que se concentra especialmente en la tareas de recolección, muchas de las cuales se concentran en estos meses de verano y están marcadas por la «precariedad», según explica el sindicato.
El secretario general de Comisiones, Paco de la Rosa, asegura que este incremento de la siniestralidad en el trabajo es una de las secuelas de la reforma laboral de Rajoy y del aumento de la temporalidad y la rotación que ha traído consigo. Como denuncia, «a veces el miedo a perder un trabajo es tan grande que se asumen de forma involuntaria riesgos enormes».
Es por ello que De la Rosa insiste en la necesidad de un estudio «en profundidad» de los que hay que hacer para frenar esta «sangría» en la región y recoge el guante lanzado por el Gobierno regional de trabajar en «actividades concretas» contra la siniestralidad.
No hay que olvidar aquí que esta misma semana el presidente regional en funciones, Emiliano García-Page, anunciaba su intención de que la primera reunión que mantendrá tras su investidura, el próximo día 6, será con empresarios y sindicatos para hablar de diálogo social. Un encuentro para el que Comisiones ya tiene su discurso preparado. Como insiste su líder regional, «donde existe estabilidad, negociación colectiva y condiciones dignas, la siniestralidad baja de manera importante». Y es que, «la siniestralidad no es un mal bíblico», hay fórmulas para atajarla, concluye.
En esta línea, De la Rosa también avanza su intención de concertar una reunión con el Delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, para «pedirle al Estado las inversiones necesarias para que la Inspección de Trabajo pueda realizar su labor» y que aquellos empresarios que no cumplen sepan «que van a tener un castigo, un castigo severo».
No obstante, insiste en no meter todos los empresarios en el mismo sacar y, sobre todo, a no criminalizarlos. «No se trata de buscar culpables entre los empresarios», pero sí «corresponsabilizarlos» junto con los sindicatos y la Administración para cumplir con la ley, asegura. Según los cálculos de Comisiones, «si en este país se cumpliera con la ley se producirían un 90 por ciento menos de los accidentes que se producen».