scorecardresearch

Celebrando el éxito de la educación

EFE
-

Los Reyes otorgan el premio Escuela del Año al centro rural Mestra Clara Torres, en Tui

Entre los proyectos que vieron los Soberanos estuvieron un semillero o cómo desarrollan harina de bellota. / e. press - Foto: Marta Vázquez Rodrí­guez

Las escuelas rurales van muriendo poco a poco al tiempo que se desangra de población la que se ha venido a llamar España vaciada. Por eso, los colegios que resisten y, además, innovan en el entorno rural tienen doble mérito. Y por esta razón ayer los Reyes de España entregaron el Premio Escuela del Año 2020, que otorga la Fundación Princesa de Girona, al Centro Rural Agrupado (CRA) Mestra Clara Torres de Tui (Pontevedra), donde destacaron la importancia de reconocer los éxitos de la educación.

«De la misma manera que celebramos éxitos en el arte, el deporte, la empresa, la ciencia o las organizaciones sociales, debemos hacerlo con los logros en la educación, que es la base de todo», explicó Don Felipe durante el acto de entrega del premio, en el cual aseguró que «la sociedad debe reconocer a los centros educativos que con su trabajo diario hacen que destaquen», como es el caso del centro premiado.

El CRA Mestra Clara Torres es un centro plurilingüe que integra a seis parroquias rurales de Tui, en el que están escolarizados medio centenar de alumnos de educación infantil de cuya formación se encargan 13 profesores, que cuenta con especialistas en Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje, Música, Inglés y Educación Física y en cuya organización están perfectamente implicadas las familias.

Don Felipe y Doña Letizia visitaron dos de las seis escuelas que forman parte del centro, en las parroquias tudenses de Baldráns y Pexegueiro, donde alumnos y profesores les mostraron algunas de las actividades que hacen a este CRA distinto y merecedor del premio.

Así, en Baldráns asistieron a una muestra de show cooking, vieron el trabajo que hacen los niños en un semillero y también el q?ue desarrollan produciendo harina de bellota.

Ya en Pexegueiro fueron testigos de una clase de yoga en la que los chavales siguieron las instrucciones de un profesor sobre el césped.

«Premiar a este centro significa dar a conocer a otros centros vuestras ideas, métodos y proyectos, así como el entusiasmo con que lo lleváis a cabo», incidió el Monarca, que fue recibido entre aplausos.