Verstappen anima la 'Fórmula Hamilton' que entra en Hungría

EFE
-

El holandés es el ganador de las dos únicas carreras que no ha salido vencedor la escudería Mercedes, encabezada por el inglés, líder absoluto y pentacampeón del mundo

Verstappen anima la 'Fórmula Hamilton' que entra en Hungría - Foto: Kai Pfaffenbach

El holandés Max Verstappen (Red Bull), ganador de las dos únicas carreras que no se ha anotado este año la dominante Mercedes -en Austria y Alemania- se ha convertido en el animador de la Fórmula Hamilton, el Mundial de F1, que, liderado de forma férrea por el inglés Lewis Hamilton, entra en Hungría.
Traspasado el ecuador en Hockenheim, donde Verstappen ganó en un lluvioso caos la undécima de las 21 pruebas del campeonato -en la que el español Carlos Sainz (McLaren) confirmó ser el "mejor de entre el resto", al ser quinto-; Hamilton, siete veces ganador en 2019, lidera con 225 puntos -41 más que su compañero finés Valtteri Bottas- un Mundial que cerrará 'por vacaciones' tras la carrera del Hungaroring. Donde tanto Red Bull como Ferrari deberán apretar a fondo para intentar evitar que el inglés y Mercedes festejen su sexto título antes de lo previsto.
La victoria de Max y la remontada del último al segundo puesto de Sebastian Vettel (Ferrari) ante su público en Alemania animaron un certamen que, en cualquiera de los casos -y a pesar de la alegría de las tres últimas carreras-, está dominado con claridad por Hamilton. El inglés aventaja en 63 puntos a Verstappen, tercero -pero, con 21 años, aún a tiempo de ser el campeón más joven de la historia- y en 84 al cuádruple campeón mundial de Heppenheim, cuarto en el Mundial.
En el campeonato de constructores, Mercedes, que a los siete triunfos de Hamilton -en Bahrein, China, España, Mónaco, Canadá, Francia y Gran Bretaña- une las dos de Bottas -en Australia y en Azerbaiyán-, avanza con firmeza hacia un sexto título seguido, dominando la general con 409 puntos, frente a los 261 de Ferrari -la escudería más laureada de la historia- y a los 217 de Red Bull.
Eso, después de su peor fin de semana del año: en el que, en su circuito, festejando sus 125 años en el automovilismo y con motivo del Gran Premio número 200 en F1, tan sólo pudieron capturar -de rebote, tras la sanción de los dos Alfa Romeo del finés Kimi Raikkonen y del italiano Antonio Giovinazzi- el noveno puesto del quíntuple campeón inglés, en una prueba que no acabó Bottas: botín que se antoja a todas luces exiguo para la apisonadora de Brackley.
Así que, tanto Verstappen; como Vettel y su compañero monegasco Charles Leclerc -quinto en el Mundial, a 105 puntos- deberían, para mantener el interés del campeonato, apuntar a lo más alto en el Hungaroring, el circuito de las afueras de Budapest; donde -sin llegar a la brutal ola de calor de fechas anteriores- en la tarde de este miércoles la humedad potenciaba los 32 grados centígrados ambientales.
Pero, pase lo que pase en las afueras de la capital húngara, Hamilton se irá de vacaciones encabezando claramente el campeonato.
Tras el parón estival, los dos primeros fines de semana de septiembre, Bélgica (en Spa-Francorchamps) e Italia (en Monza) cerrarán el gran periplo veraniego europeo, antes del segundo 'programa-doble' de ese mes, en Singapur (Marina Bay) y Rusia (Sochi), el 22 y el 29 de septiembre, respectivamente.

 

Circuito de Suzuka 

El Gran Premio de Japón se disputará de nuevo en el circuito de Suzuka, dos semanas antes del de México, que albergará, en el Autódromo Hermanos Rodríguez de Ciudad de México el próximo 27 de octubre la decimoctava prueba de un certamen en el que Carlos Sainz apunta en estos momentos al quinto puesto en el Mundial del francés Pierre Gasly (Red Bull), que sólo lo supera en siete puntos: 55 del galo frente a los 48 del talentoso piloto madrileño.
Sólo siete días después de 'su' carrera, a la que espera llegar mejor situado en el campeonata el mexicano Sergio Pérez (Racing Point) -decimosexto, con 13 puntos-; el Circuito de las Américas, en Austin (Texas), será sede del Gran Premio de Estados Unidos.
Interlagos, en Sao Paulo, albergará el penúltimo Gran Premio del año, el de Brasil, el 17 de noviembre: dos semanas antes de que el circuito de Yas Marina, en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, vuelva a cerrar un campeonato que, salvo cambio radical que debería confirmarse en Hungría -donde nadie iguala los seis triunfos de Hamilton- culminará con otra fiesta del espectacular y excéntrico campeón de Stevenage y su escudería en Abu Dabi.
Hungría, que en 1986 se convirtió en el primer país del antiguo bloque comunista en albergar un Gran Premio de F1, trae buenos recuerdos a la afición española.
En el Hungaroring -situado a unos 20 kilómetros de la capital, Budapest-, España festejó en 2003 la primera de sus 32 victorias en la categoría reina: las 32 que capturó el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso (2005 y 2006), que durante 2019 capturó el Mundial de resistencia y -por segunda vez- las 24 Horas de Le Mans (Francia). Cuyo futuro, a falta de confirmación oficial, apunta al Rally Dakar, que se disputará en enero, en Arabia Saudí: una prueba que preparará, presumiblemente, en las dunas de Oriente Medio, en el Magreb y en el sur de África.
En la pista húngara, de 4.381 metros, a la que el domingo está previsto dar 70 vueltas, también festejó su mejor resultado en F1 el barcelonés Pedro de la Rosa, que fue segundo en 2006 con un McLaren, la escudería con más victorias en Hungría (11) y para la que pilota desde principio de año Sainz. Del que, tras concluir sexto, octavo, sexto y quinto las últimas cuatro carreras, se espera mucho en el Hungaroring.