IU insta a Podemos a apoyar al PSOE aun sin coalición

Europa Press
-

La formación de Alberto Garzón apuesta por facilitar la investidura incluso sin que se logre un Gobierno conjunto con los socialistas

Izquierda Unida (IU) lanzó ayer un comunicado en el que se decanta por que el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos alcance un acuerdo con el PSOE en torno a unas bases programáticas fundamentadas en el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, aunque no sea posible una coalición, con el objetivo de «evitar una nueva repetición electoral». 
De esta manera, la formación liderada por Alberto Garzón, y que se integra dentro de la candidatura Unidas Podemos, se decanta por apoyar un acuerdo de Gobierno con el PSOE incluso en el supuesto de que no exista un pacto para conformar un Ejecutivo de coalición. 
En el comunicado de IU, firmado por la Comisión Colegiada, se destacaba que «en momentos convulsos» deben prevalecer como única guía «la defensa de los intereses de las familias trabajadoras». «Frente al oportunismo de los partidos que defienden los intereses de una minoría privilegiada, apostamos por una izquierda firme, coherente y solvente a la hora de defender a la clase trabajadora y los sectores populares». 
Desde el partido siguen apostando por «el diálogo, la negociación y el acuerdo» en torno a las propuestas programáticas que desde Unidas Podemos  trabajan con colectivos en lucha, movimientos sociales y sindicatos, y apostillaron que todavía se está a tiempo de «poner la cordura que se le exige a la izquierda» ante contextos de crisis y amenaza reaccionaria.
 «En este empeño seguimos invirtiendo nuestros recursos, nuestras energías y nuestras esperanzas: la ciudadanía progresista no nos perdonaría lo contrario», matizaron. 


Perder la oportunidad

En el comunicado recordaron, además, que con la investidura fallida se abre el escenario de una repetición electoral que «solo beneficiaría a las derechas», e incidió en que aún se está a tiempo de evitar ese «riesgo innecesario e inasumible por una ciudadanía que no necesita más crispación, sino propuestas». En este sentido, señalaban que si finalmente se va a elecciones en noviembre, Sánchez pondrá en riesgo la posibilidad de recuperar los derechos perdidos durante la última década y «brindará una segunda oportunidad a las derechas para hacer en el conjunto del país lo que ya están haciendo en ciertas regiones».