Los vehículos cero emisiones se multiplican por 20 desde 2018

Miguel A. Ramón
-

El parque móvil conquense continúa dominado por los coches más contaminantes, sin etiqueta ambiental, con el 45,8%, si bien los más limpios, tipo Cero, amplían su presencia desde 2018 al pasar de los 26 a los 502

Los vehículos más limpios –Cero y ECO– ya son el 1,6% del parque móvil conquense, al pasar en seis años de los 390 a los 2.952. - Foto: Rubén Serrallé

El etiquetado ambiental de los vehículos con arreglo a sus emisiones contaminantes, que puso en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) allá por el año 2016, cobra ahora especial relevancia con la próxima entrada en vigor antes de finalizar el presente ejercicio de la implantación de las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en los municipios de más de 50.000 habitantes, entre los que se encuentra la capital conquense.

Zonas éstas de las que a priori están llamados a tener su acceso restringido los vehículos sin los mencionados distintivos ambientales (tipo A), que en la provincia de Cuenca, por cierto, representan en la actualidad casi la mitad del parque móvil, el 45,8 por ciento; es decir, 85.033 de los 185.547 vehículos en circulación.

Otra cosa bien distinta será la suerte que vayan a correr, en este sentido, los vehículos con las diversas etiquetas medioambientales, desde los menos contaminantes, clasificados con la etiqueta Cero, hasta los de mayores emisiones, con el distintivo B, pasando antes por la ECO y la C.

Los vehículos cero emisiones se multiplican por 20 desde 2018Los vehículos cero emisiones se multiplican por 20 desde 2018 - Foto: La Tribuna

Aunque cada Ayuntamiento deberá determinar el nivel de restricciones de su Zona de Bajas Emisiones, todo apunta, si se tiene en cuenta ejemplos como el de Madrid, que quienes tienen garantizado su acceso son los catalogados con las etiquetas Cero y ECO, y habrá que ver qué ocurre con los de tipo C y B. 

Evolución del parque móvil. Con este escenario, estas ciudades han ido transformando su parque móvil hacia uno más limpio y menos contaminante y Cuenca no está siendo una excepción.

No en vano, desde que en 2018 se incluyera de manera formal este etiquetado ambiental en el reglamento de vehículos, el parque móvil conquense ha reducido sus emisiones contaminantes de manera notable, si bien a un ritmo menor que la media nacional.

Y así lo pone de manifiesto la jefa provincial de Tráfico, Ana María Zúñiga, quien constata a La Tribuna esa evolución positiva hacia un parque menos contaminante, pero apunta que «hay un factor socioeconómico muy importante, que condiciona ese cambio, por lo que habrá que esperar más años para que se produzca esa renovación sustancial con vehículos más limpios».

Los datos de la Jefatura Provincial de Tráfico son más que clarificadores en este sentido, ya que indican que en los últimos seis años los vehículos con cero emisiones se han multiplicado casi por 20, al pasar de los 26 existentes en 2018 a los actuales 502. 

Tendencia similar a la experimentada por los Eco, que en su caso se han multiplicado casi por 7. Y es que en 2018 había 364 y en estos momentos ya son 2.450. Un crecimiento exponencial que, sin embargo, se queda por debajo del ritmo de crecimiento a nivel nacional. No en vano, mientras que los Cero y Eco representan en Cuenca el 1,6 por ciento, en España la media se sitúa en el 4,4 por ciento del parque móvil.

Ese cambio hacia un parque automovilístico más verde se hace más patente a nivel nacional si se aprecia que los vehículos más contaminantes y, por lo tanto, sin etiquetado, se han reducido desde 2018 del 45,5% al 32,4%, situándose, incluso, por debajo del 35,8% de vehículos tipo C, mientras que en Cuenca la variación ha sido del 58,2% al actual 45,8%.

Aun así llama la atención el escaso crecimiento en Cuenca durante este periodo de los vehículos tipo B –los más contaminantes de los cuatro con distintivo ambiental–, que se han incrementado en un 11,7% hasta llegar a los 55.540. 

Mientras, sí ha aumentado, y mucho, el volumen de vehículos tipo C, que en estos momentos se estima en 42.022, un 22,6% del parque móvil conquense, 19.526 más que hace seis años, lo que equivale a un aumento del 86,8 por ciento. 

Cifras todas ellas que, a juicio de Zúñiga, vienen a mostrar que «cada vez más se está apostando por la tecnología verde a la hora de adquirir un nuevo vehículo», aunque reconozca que todavía hay mucho camino por recorrer.

Al respecto, indica que la mayor parte de los vehículos con etiquetas Cero y ECO son turismos, aunque también haya furgonetas, al igual que ocurre con los de distintivo C, de los que el 15,6% son coches, seguidos del 3,7% de las motocicletas, 1,3% de tractores industriales, el 1,1% de furgonetas, el 0,9% de camiones y el 0,1 de autobuses.